The invisible wine

The-invisible-wine-Portada

Nuestra valoración

Hoy vengo a hablaros de Casa Rojo. Casa Rojo son unas bodegas y yo apenas he bebido vino en mi vida así que, ¿por qué querría yo hablaros de lo que hacen? Pues porque lo hacen muy bien. No voy a hablaros de si la añada de su Maquinon o de los matices de su Hombre Invisible pero si os voy a decir que a mi inexperto paladar le supieron de lujo. Pero Casa Rojo nos enamoró (a mi y a María) en su primera impresión. Fue un flechazo a primera vista, los namings y el diseño de su etiqueta era fantástico. Después agarramos la botella y el tacto… sí, sí, el tacto. Sus etiquetas están en relieve; otro minipunto. Finalmente lo probamos y nos encantó también y después de investigarlos un poco parece que no somos los únicos. Un Gordo del Circo te ataca por los ojos, las manos, la nariz y la lengua y solo tienes que ponerle una buena conversación.

El caso es que os hablo de ellos porque es una de esas empresas con carácter, con filosofía y con pasión. Una empresa muy HayDía.

PD. Bodegas Casa Rojo no llegó a nosotros por casualidad, nos la presentó Álvaro García, del Restaurante El Zarcillo.

 

Nota desglosada

altasensibilidad

altasensibilidad

Creador audiovisual y friki de los cinemagraphs.

Be first to comment